El Pterigion es una enfermedad ocular común, que tiene alta prevalencia y una considerable variación geográfica. Estudios sugieren una asociación a la exposición crónica a la luz solar. Consiste en un crecimiento del tejido fibrovascular de la conjuntiva, que invade la córnea de forma triangular sobre el vértice y que suele crecer a partir de una lesión precursora que es la pinguécula. Se clasifica en dos; Pterigion primario y Pterigion secundario. 

Es una enfermedad de tratamiento exclusivamente quirúrgico, cuyos principales objetivos son eliminar la lesión y prevenir su recidiva.

Captura de pantalla 2019-02-05 a la(s) 1

Las principales indicaciones para realizar cirugía son:

  • Pérdida de visión porque su crecimiento amenaza con invadir del eje visual al acercarse a la pupila.

  • Disminución de campo visual porque su crecimiento va disminuyendo el campo de visión del paciente

  • Disminución de visión por astigmatismo

  • Limitación de movimientos oculares

  • Aspecto atípico (posible displasia)

  • Crecimiento observado por el oftalmólogo o referido por el paciente.

  • Síntomas de irritación y/o episodios recurrentes de ojo rojo e inflamación mantenida

  • Aspectos cosméticos, un efecto indeseado para el paciente por motivos estéticos

¿En qué consiste esta Cirugía?

Hay varias técnicas para la eliminación del Pterigion, la elección de una u otra dependerá de las características del caso y de las preferencias del cirujano, con el objetivo de tratar satisfactoriamente la lesión pero, sobre todo, prevenir las frecuentes recidivas postoperatorias buscando la más apropiada según la severidad del caso.

Ninguna técnica quirúrgica está excenta de una recidiva. La que ofrece mejores resultados y mayor seguridad para evitar que se reproduzca, es el autoinjerto de conjuntiva, que consiste en una incisión simple, resección completa de la cabeza y parte del cuerpo del Pterigion, el tejido inflamatorio y cicatricial, y la cápsula de Tenon que hay bajo la conjuntiva adyacente, eliminando el tejido sobre la córnea, dejando la esclera desnuda y realizar un autoinjerto, (cobertura de la esclera expuesta), con conjuntiva con tejido limbar del propio paciente que por ser tejido sano, hace de barrera evitando que vuelva a crecer.

El aspecto estético es muy bueno en el postoperatorio. Dependiendo de las características del caso Puede asociarse el empleo de antimitóticos, como tratamiento coadyuvante. La Mitomicina C (MMC), es el tratamiento más comúnmente utilizado para la prevención de la recidiva con aplicación intra operatoria con esponjas quirúrgicas empapadas en esta sustancia por 3 minutos y postoperatoria. Se usan eventualmente corticoides sub conjuntivales, el 5 fluorouracilo. La anestesia en esta cirugía puede ser; Local (regional), Tópica o sedación (en niños y personas no colaborantes). Existe también otra técnica que es colocar Membrana Amniótica.

Riesgos y Complicaciones

Existen riesgos y complicaciones que pueden aparecer, como en toda cirugía, pero la principal complicación es la probabilidad de recurrencia. Si el Pterigion vuelve a aparecer, realizar una nueva cirugía es más complicado: hay mayor actividad inflamatoria, tejido más grueso y más adherido a la esclera o incluso, a los músculos oculares.
Entre otras complicaciones tenemos; Perforación corneal, Erosión corneal y ulceración corneal por edema del tejido adyacente (dellen), Diplopía por alteración de los músculos extraoculares, Queratitis secundaria y Conjuntivitis secundaria.

Indicaciones Pre - Operatorias 

El día de la intervención, debe traer todos los exámenes solicitados, el pase de su Médico tratante si es portador de una enfermedad crónica y haber informado acabada y verazmente sus antecedentes de salud.
Debe presentarse con el ayuno e higiene indicada, lavado de pelo, sin maquillaje, etc. Además, acompañado por algún familiar (que asume calidad de tutor), al ingresar y al retirarse del Instituto.

Recuperación

La recuperación de esta cirugía de dependerá de cada caso. En general después de la intervención, el paciente puede retomar su vida normal en un par de días, pero NO puede manejar ya que estará con un sello ocular idealmente unos 15 días, fecha en la que se retiran los puntos. Como en cualquier intervención, puede producirse un pequeño hematoma en la zona, que desaparecerá antes de 10 días. 

Es un factor determinante en la recuperación, el cumplimiento estricto de la indicación médica, acudir rigurosamente a todos los controles indicados y consultar de inmediato a su tratante, en caso de molestias o dolor, para evitar el desarrollo de complicaciones posteriores.

Indicaciones Post – Operatorias 

Debe usar colirios nuevos y, antes de su aplicación lavarse las manos. Evitar manipular el área de sus ojos, no tocarlos el primer día, especialmente no frotarse o poner presión, durante 5 días. Evitar la exposición solar durante unas semanas. Lavarse la cara y pelo con especial cuidado. No maquillarse hasta que esté autorizado. 

Es fundamental evitar la exposición solar (uso de lentes con protección UV, uso de lubricación en forma permanente y evitar cualquier factor que genere irritación , incluido el manipularse con las manos, alergias etc, etc

Estas indicaciones son vitales para el éxito de la cirugía.

PTERIGION