El glaucoma es una enfermedad multifactorial que se produce con frecuencia por un aumento de la presión dentro del ojo. Este aumento puede producir un daño irreparable al nervio óptico, pudiendo llegar a la ceguera irreversible. El glaucoma por cierre angular se produce por un bloqueo en la salido del humor acuoso por la vía convencional. Puede ser primario, si se trata de ojos sanos, los cuales tienen una configuración anatómica que les hace susceptibles de cierre angular o secundarios si se trata de alguna patología ocular que desencadena un cierre angular, como por ejemplo: el desarrollo de vasos en el segmento anterior, uveítis anterior.

La iridotomía es un procedimiento realizado con rayos laser (Yag Laser), está indicada en todos los casos en que existe un bloqueo pupilar para crear una comunicación entre la cámara anterior y posterior. Se utiliza también como tratamiento profiláctico para evitar el cierre angular agudo en ojos de ángulo estrecho. anatómicamente predispuestos.

Captura de pantalla 2019-02-05 a la(s) 1

IRIDOTOMIAS YAG LASER

¿En qué consiste el Tratamiento?

Se utiliza un láser para hacer un pequeño agujero en el iris (la parte de color del ojo). La quemadura con láser permite que salga más líquido por el drenaje del ojo, aliviando la presión. Esta técnica evita la formación de cicatriz entre el iris y la córnea, lo que si ocurriera podría llevar a una progresión del glaucoma. 

El procedimiento puede realizarse en una o dos sesiones. Usualmente se instilan gotas oftálmicas en el ojo antes y después del láser.
El equipo láser es similar al microscopio de examen que utiliza su Oftalmólogo para examinar sus ojos en cada consulta. El láser en sí mismo produce poco ruido y emite una luz de un brillo similar al del flash de una cámara fotográfica. El Médico puede aplicar un lente sobre su ojo, para enfocar los rayos del láser y controlar el movimiento del ojo. 

Casi todos los pacientes consideran que se trata de un procedimiento que no produce molestias ni dolor. Algunos experimentan una leve presión durante la aplicación del láser. Por lo general, el procedimiento toma de diez a veinte minutos.
En la mayoría de los pacientes será necesario re-evaluar, controlar la presión intraocular, una hora después del láser. Si la presión intraocular aumenta, es posible que se requieran medicamentos para reducirla.

Alternativas de tratamiento:

Existe otra técnica quirúrgica que es la extracción del cristalino  esta alternativa ha sido valorada y publicada en  estudios multicéntricos realizados en Inglaterra y con la participación de 4 países, con más de 800 ojos operados, en estos estudios se ha visto que como tratamiento definitivo en las condiciones de cierre angular primario una excelente alternativa es la cirugía de Facoemulsificación del Cristalino con lo que se genera una ampliación del ángulo en los 360º, aunque la Iridotomía Yag laser logra ampliar el ángulo principalmente en la zona próxima al procedimiento y lo mas importante es que elimina el riesgo de glaucoma agudo, pero no asi el de glaucoma crónico a lo que el tratamiento de extracción de cristalino si lo previene.

El Dr. Franco Valenzuela le informará respecto a las alternativas. Es importante destacar que muchas veces es necesario en pacientes que se han realizado iridotomías complementar con extracción del cristalino , lo que será explicado por su médico.

RESULTADOS ESPERADOS:

La iridotomía Yag consigue en la mayoría de los casos corregir el bloqueo pupilar o evitar que este se produzca en aquellos casos de glaucoma por cierre angular , es decir, tratar en forma aguda el glaucoma agudo y/o prevenirlo en casos de cierre angular primario comprobados con examen clínico y de imagen (por ej: OCT polo anterior o Visante)

Complicaciones:

El riesgo de que su visión se afecte de forma permanente como consecuencia del procedimiento con láser es mínimo.La mayoría de los pacientes responden bien a este procedimiento, pero hay algunos que no responden en absoluto a esta cirugía e incluso la presión del ojo puede aumentar después del tratamiento. Ese aumento es el mayor riesgo de este procedimiento. Las diferentes respuestas están determinada por el tipo de glaucoma de ángulo estrecho que tenga y la estructura básica de su ojo, entre otros. 

 

Otros riesgos de este procedimiento incluyen inflamación del ojo, formación de catarata, sangrado (por lo general escaso, aunque puede llegar a ser considerable) visión doble, formación de cicatriz entre el iris y el cristalino (sinequias), que impide que la pupila reaccione correctamente a la luz.
Rara vez se produce un aumento de presión intraocular demasiado alto, que no responda al tratamiento. Si esto ocurre, es posible que requiera otra cirugía, una cortante, en el quirófano, para reducir la presión.

Indicaciones pre operatorias:

El día de la intervención, el paciente debe presentarse acompañado por algún familiar o tutor, al ingresar y al retirarse del Instituto.
Debe haber informado acabada y verazmente todos sus antecedentes de salud y tener todos los exámenes solicitados por su médico tratante.

Post Operatorio:

Algunas personas experimentan visión borrosa, que mejora después de unas pocas horas.
El paciente debe asistir a los controles indicados y seguir todas las indicaciones de su tratante. Su Médico le pedirá que siga utilizando sus medicamentos para el glaucoma después del procedimiento con láser y le notificará si hay alguna excepción para continuar utilizándolos.
Debe colocarse, después del procedimiento de láser, colirios anti-inflamatorios u otros, nuevos y siempre con las manos limpias, para ayudar a que el ojo sane en forma correcta.